El Pinto remonta y resurge en el derbi ante el Parla (3-2)

22 marzo, 2016

 

Foto: Ana María García


Y, por fin, llegó la primavera. Atrás quedaron cuatro largos meses de crudo invierno, adelantado a Noviembre, fecha de la que databa la última victoria en casa frente al Pozuelo. Casi una vuelta. Ciento trenta y un días sin que la afición rojinegra pudiera celebrar un triunfo de los suyos, viendo como poco a poco se esfumaban las posibilidades de luchar por el ascenso. Y el sol volvió a brillar, triunfante entre los típicos nubarrones de marzo, el mejor día posible. La remontada ante la AD Parla, el eterno rival en el ya clásico ‘derbi del sur’, pasará a los anales de la historia del Club Atlético de Pinto por el qué, por el cómo, por el cuándo, por el a quién y por el dónde: un Amelia del Castillo que no falló y que llevó en volandas a un triunfo protagonizado, además, por gente de la casa.

 

 

Foto: Ana María García

 

Y eso que los antecedentes no invitaban al optimismo: mala racha de resultados, últimos enfrentamientos adversos frente a los vecinos parleños y, por si fuera poco, plaga de ausencias en forma de sanciones y lesiones que obligaron a Javier García Márquez a convocar por primera vez a dos chavales del filial que, aunque no formaron de inicio, acabarían siendo protagonistas. Aun así, el ‘míster’ pudo alinear a un once de garantías en el que la gran novedad estuvo en la vuelta de Alberto a la portería tras varias jornadas ausente.

Saltó el Pinto encorajinado, dispuesto a disipar cualquier tipo de duda desde el principio. Y pronto encontró el premio a su empuje, tras un balón en largo de Maroto que recogió Cuchillo para internarse en el área y batir a Victor con un remate raso y cruzado. El ecuatoriano lo celebró con rabia, liberándose de los fantasmas provocados por tantas ocasiones marradas a lo largo de la temporada. Hasta Alberto se cruzó todo el campo para fundirse en un abrazo con sus compañeros. Pero la euforia duró poco, ya que cuando se cumplía el primer cuarto de hora Agus, un ex pinteño, aprovechaba un centro desde la derecha y un despeje defectuoso de Jesús para igualar la contienda.

 

Foto: Ana María García

 

El tanto hizo mella en la moral de los futbolistas rojinegros, que perdieron el sitio y empezaron a ser dominados por los negriazules (ayer de amarillo y verde). Y eso que Maroto desperdició una inmejorable oportunidad para marcar el segundo, solo delante del portero, tras recibir de Raúl. El que no perdonó fue el otro Raúl, el del Parla, tras un nuevo envío desde la derecha que se paseó por todo el área antes de ser remachado a la red por el centrocampista parleño. Para colmo de males, Samu sufría un pinchazo y se veía obligado a dejar su puesto a Pedro poco antes del descanso. Barruntaba tormenta.

Es en estos momentos de dificultad cuando salen a flote las virtudes de un equipo. Porque no nos cansaremos de decir que el Pinto, ante todo, es un equipo, un bloque, la suma de muchas voluntades individuales. Con el orgullo herido tras la dura derrota en San Fernando y el marcador desfavorable, los futbolistas se pusieron el traje de faena y, sin deslumbrar, volvieron decididos a variar el rumbo de los acontecimientos. Rober reemplazó a Popler a la hora de juego, situándose en punta y pasando Raúl a su posición favorita, la de extremo zurdo. Los chavales cumplieron con creces en su debut. Pedro aportó equilibrio y fuerza en el centro del campo y Rober le dio movilidad y profundidad al ataque.

 

Foto: Ana María García


Cierto es también que todo pudo venirse abajo en una falta lateral botada por Melli y que acabó perdiéndose junto al poste derecho tras el remate de un compañero. Enorme susto que dio paso a unos minutos de máximo equilibrio hasta que apareció un actor secundario para dinamitar el choque. La acción la inició Rober con un pase en profundidad sobre la carrera del incansable Cuchillo, cuyo centro al segundo palo acabó rematándolo Maroto a la red. Nadie, ni él mismo, sabe muy bien qué hacía por allí cuando se supone que es el último zaguero, pero bendito sea su instinto de improvisado goleador. Y es que eligió el mejor momento para marcar su primer tanto en 73 partidos con la elástica rojinegra.

 

Foto: Ana María García


Poco después, ya en funciones más propias de un zaguero, sería expulsado al frenar con falta un contragolpe y ver su segunda amarilla. De nuevo parecían torcerse los renglones del guión. Pero no, esta vez no. Los dioses del fútbol, que a veces juegan a los dados, decidieron devolverle al Pinto parte de lo que le habían negado en el pasado. Fue en una falta lateral sobre Raúl, muy cerca del banquillo rojinegro; la botó Héctor y Chema, el que normalmente se encarga de ejecutar las acciones a balón parado, la cabeceó desde el área pequeña. Gol. Minuto 88. Remontada. Un minuto después, Alberto ponía su granito con un auténtico paradón a remate de Kity. El derbi era nuestro, ya no se podía escapar.

Tres goles, tres puntos, seis por remontar y nueve jornadas aún por delante. La semana de Pasión, la que nos enfrentará a la triple P (Parla, Pozuelo y Puerta) empezó escribiéndose con P, sí, pero de Pinto. Por cierto, también P de permanencia (virtual), ya que todos los cálculos apuntan a que 43 serán inalcanzables para los que actualmente ocupan plaza de descenso. La referencia es el Lugo Fuenlabrada, con 29. Primer y gran objetivo, pues, cumplido. Se encienden los sueños…

 

Foto: Ana María García

 

AT. PINTO: Alberto; Macho, Jesús, Maroto, Rubén; Héctor, Samu (Pedro 41′); Cuchillo (Vidal 91′), Chema, Popler (Rober 59′); y Raúl. ENT: JAVIER GARCÍA MÁRQUEZ.

PARLA: Víctor; Álvaro, Sampalo, Toribio, Chiqui; Héctor (Josete 16′), Agus, Viti (Kiko 75′), Raúl; Melli (Kity 59′) y Sopeña. ENT: ANTONIO CARMONA.

GOLES: 1-0, (min. 8): Cuchillo. 1-1, (min. 15): Agus. 1-2, (min. 34): Raúl. 2-2, (min. 78): Maroto. 3-2, (min. 89): Chema.

ÁRBITRO: Miguel Gómez Blázquez. Asistentes, Mihai Alexandru Jurca y González Peláez. Amarillas a los locales Cuchillo, Popler, Maroto (2, 83′) y Macho; y a los visitantes Agus, Álvaro y Kiko. Amonestó al segundo entrenador y al fisioterapeuta locales.

CAMPO: Amelia del Castillo. Unos 700 espectadores.

 

El próximo rival será el Pozuelo CF, que el domingo sorprendió al Navalcarnero (0-2) en su campo y  y que actualmente es quinto de la tabla clasificatoria con 48 puntos, cinco más que el Atlético de Pinto. Acumula siete jornadas invicto (4 victorias y 3 empates) y aún no ha perdido ningún partido como local en lo que va de temporada (9/5). El partido se disputará el jueves 24 de marzo, a las 12,00 h., en el Valle de las Cañas (hierba artificial).