Morais acaba con el maleficio rojinegro (1-0)

31 agosto, 2015

Corría el minuto 78 de partido. El Atlético de Pinto no conseguía marcar y empezaba a mostrar signos de cansancio debido al enorme esfuerzo y al fuerte calor. Javier García Márquez decide que es el momento de refrescar el ataque  incorporando a Sodiq y a Borja Morais. Elige como momento una falta favorable, muy cercana al banquillo local. Antes de entrar al campo, el técnico habla con ambos y el arancetano avanza solo unos pocos pasos para botar el libre directo. Será el primer balón que toque. La idea es buscar a Sodiq, que tirará el desmarque hacia la zona pactada. Golpea el bueno de Borja con su pierna zurda, Sodiq no logra conectar el remate, el balón bota un par de veces en el interior del área sin que nadie lo toque y acaba alojándose junto al segundo palo, ante la desesperada mirada de Del Estal. GOL. El nuevo dorsal 23 del Pinto lo celebra como si valiese un título, se abraza a todos sus compeñeros de banquillo, por detrás llega el resto. Ha sufrido mucho en los últimos tiempos y hoy le toca celebrar…

Y no es para menos. Sin saberlo, Morais no solo desatascó el partido y dejó los tres puntos en casa, sino que puso fin a un maleficio que ya duraba cinco temporadas. Desde la campaña 2009/10 no conseguían ganar los rojinegros en su debut, aquel día frente al Ciempozuelos (4-1) y también en el Amelia del Castillo. Los habituales, los más fieles, los que nunca abandonan al equipo, empezaban saborear la amarga decepción cuando, de repente, el cielo se iluminó. Quedaban aún más de diez minutos, pero al combativo CUC Villalba ya no le quedaban fuerzas para buscar el empate.

 

Foto: Deborah Iraurgui

 

Morais se convirtió en el héroe pinteño por el componente anecdótico de su gol. Pero ya antes el equipo había merecido adelantarse en el marcador. En un primer tiempo marcado por los nervios, que atenazaron por momentos a los jugadores pinteños, Popler protagonizó en apenas dos minutos, del 30 al 32, las dos acciones más claras. Primero le anularon un gol por fuera de juego tras un rechace de Del Estal a centro-chut de Jaime. Y, después, remató a bocajarro en el área pequeña un centro de Cuchillo desde la derecha y el meta, con una reacción felina, evitó un gol que ya se cantaba. La fortaleza defensiva volvió a quedar patente y el bagaje de los villalbinos en el primer tiempo (y en todo el partido) apenas fue un remate desde la frontal de Álvaro Esteban que acabó en córner tras tocar en la pierna de un defensa.

Tras la reanudación, siguieron insistiendo los de García Márquez, que fueron ganando metros gracias a su superioridad en la zona ancha. Incluso Héctor se animó a cruzar la línea y probó fortuna con un zapatazo lejano que se estrelló en el larguero e hizo temblar la portería serrana. El resto ya es historia. La afición celebró con entusiasmo el pitido final y despidió a sus jugadores con una ovación tan generosa como el esfuerzo que éstos habían derrochado. Objetivo cumplido: Debut con triunfo, tres puntos en el saco y comunión entre el equipo y la grada, que por cierto registró una gran entrada.

 

Foto: Deborah Iraurgui

 

AT. PINTO: Alberto; Macho, Jesús, Maroto, Rubén; Héctor; Cuchillo, Chema, Jaime (Rafa 90′), Popler (Morais 78′); e Ismael (Sodiq 78′). ENT: JAVIER GARCÍA MÁRQUEZ.

CUC VILLALBA: Del Estal; Carlos Cano, Parra, Javi Hernández, Juanma (David 46′); David Gómez, Álaro Esteban; Álex Seidel (Vivi 82′), Zárate (Quique Casado 64′), Fabio; y Ollalla. ENT: NACHO BENITO. 

GOL: 1-0, (min. 78): Morais.

ÁRBITRO: Beatriz Gil Gozalo. Asistentes, Blázquez Sánchez y Fuentes Castaño. Amarillas a los locales Macho y Maroto; y a los visitantes Carlos Cano y Olalla.

CAMPO: Amelia del Castillo. Unos 550 espectadores.

 

El próximo rival será el filial del Rayo Vallecano, que ayer empató en Navalcarnero (1-1). El partido se disputará el domingo 6 de septiembre, a las 12,00 h., en la Ciudad Deportiva Fundación Rayo Vallecano (campo 4, hierba artificial).