justo_melones_1

Luto oficial por el fallecimiento del socio Justo Melones Castaño

29 octubre, 2011

justo_melones_1El Club Atlético de Pinto quiere mostrar su más profundo pesar por el fallecimiento del socio Justo Melones Castaño (26-02-1931), una persona que estuvo unida a nuestra entidad durante años en calidad de utillero.

Ante la triste confirmación de su pérdida, la junta directiva ha decidido decretar dos jornadas de luto oficial y modificar el nombre del museo del club que se encuentra en el interior del municipal Amelia del Castillo. A partir ahora esta sala llena de recuerdos históricos para todos los rojinegros pasará a denominarse Museo “Justo Melones”.

Justo Melones tenía el carné de socio número 35 y había recibido hace escasos meses la insignia de oro del Club Atlético de Pinto en señal de reconocimiento por su incansable labor para extender el sentimiento rojinegro.

 

CARTA DEL PRESIDENTE, ÓSCAR GARVÍN
Querido Justo. ¡Qué difícil se hace escribir cuando apenas te salen las palabras! Desde el momento en que me comunicaron tu ausencia, un olor impregnó totalmente el salón de mi casa. Era el olor a cuero de tu vieja utillería, donde sentado remendabas cada una de las botas, cordones y lengüetas de los jugadores del Atlético de Pinto, nuestro querido club.

Nunca nadie supo transmitir como tú el sentimiento por nuestro club. Lo hacías en todo momento: cuando colocabas la ropa en el vestuario, cuando nos dabas las botas y cuando los jóvenes jugadores -como yo- nos acercábamos a ti. Siempre tenías las palabras necesarias para que todos supiéramos el orgullo y la responsabilidad que debía suponer vestir los colores de nuestra camiseta.

Parece que fue ayer cuando siendo un niño me preguntases de dónde era y qué quería llegar a ser en el Atlético de Pinto. Ha sido una vida contigo de la que no me arrepiento un solo segundo. A muchos nos has enseñado a atarnos las botas, a vestirnos, e incluso has sufrido con nuestras lesiones.

Todavía siento muy cercanas tus palabras cuando tuve el orgullo de proclamarme presidente de este gran club. En tu llamada, con tu voz suave y pausada, me dijiste: “Garvín, no dejes que nuestro club muera. Acuérdate de lo que te decía de niño”. Fue un momento inolvidable. Como lo fue el día que tuve el honor de entregarte la insignia de oro del club y con una valentía fuera de lo normal me comentaste otra frase que jamás olvidaré: “Ya puedo morir tranquilo”.

En el día de tu hasta luego (nunca te diré adiós) sólo puedo decir que seguiré dándolo todo por hacer de tu Atlético de Pinto un club más y más grande. Recibe un fuerte abrazo de todos los socios del Atlético de Pinto y por favor, acompáñanos siempre allá donde estés.

Hasta siempre Justo.